23 septiembre 2005

Personajes de Raabe: ¿Quien es Jarril?

Bueno, llega el momento de presentar a los personajes, que suelen protagonizar estas aventuras.

Empezaremos por uno de los más misteriosos, aquel que sus compañeros llaman Jarril, pero que en realidad nadie sabe como se llama, ni siquiera el mismo...

Apareció cierto día en las redes de un pesquero de la ciudad de Saro, olía a Alcohol, y no hablaba Raabio, ni ningún otro lenguaje conocido.
Tenía un aspecto dejado, pelo y barba sin cuidar, ropa sucia, unas botas raidas y un pequeño barril de vino al que le habían unido toscamente un asa, para poder beber directamente de él, pero pese a todo, su porte y su tamaño imponían respeto y hablaban al oido experto de un pasado más noble y lleno de acción.

Por las extrañas coincidencias del destino se unió a una banda de desarrapados como él, muchos de los cuales siguen siendo sus compañeros, como Iolus o Sógul.
Poco a poco fue aprendiendo el idioma Raabio, y aunque de pocas palabras, sus más cercanos llegaron a conocerlo bien. Ni el mismo conocía su pasado, borrado de su memoria, nadie sabe como, quizás por el exceso de alcohol. Aventura tras aventura, fue desvelandose que por alguna razón los dioses habían maldecido a este pobre personaje, aunque no conseguía recordar por qué.

En una de sus múltiples correrías, sufrió un terrible accidente, bueno, más bien cayó en una trampa en una ciudadela subterranea en Dursha, que lo hundió un poco más en su pesadumbre. La trampa en cuestión seccionó una de sus piernas, dejandole mutilado para el resto de su vida.

Tras una crisis de personalidad, por tan dolorosa perdida, finalmente la superó dedicandose al estudio, cambiando su ansia por la búsqueda de conocimiento por su ansia por el vino barato. Con el tiempo logró averiguar que su posible origen era Marnia, un alejado continente al norte de Raabe. Incluso dejó a sus compañeros para que siguieran sus viajes sin él, momento que aprovechó para emprender viajes en solitario por Raabe para estudiar y dar sentido a su vida. Estuvo en las islas remotas, aprendiendo de los chamanes isleños, donde se ganó el sobrenombre de Baibars-E-Maat (el que tapa el sol). También conoció a uno de los más famosos curadores del continente aprendiendo los secretos de su arte.

Tras varios años volvió a reencontrarse con Iolus, con el que tuvo nuevas correrías. Y junto con el cual acabó con un temible hechicero llamado Mazdak. Quedandose con su torre en propiedad. En la torre de Mazdak continuó su aprendizaje, centrandose especialmente en las misticas artes de la sanación, buscando sobre todo recuperar su pierna perdida.

Cierto día, no hace mucho, recibió una nota en una paloma dirigida al antiguo habitante de la torre. Decía así:

Querido amigo Mazdak, como imagino ya habrás notado, una serie de acontecimientos importantísimos se están sucediendo en toda la tierra conocida durante los últimos meses. El consejo a determinado que se debe recopilar toda la información en un concilio para luego discutir sobre el origen y actuar en consecuencia.

Así pues, se te convoca a asistir a tan inusual evento el octavo día del mes octavo del presente año en Drak, en el palacio del Senador Abromius.

Un saludo

El consejo


Tras leer este mensaje, pensó que resultaría interesante conocer a tan misterioso consejo del que nunca antes había oido hablar, ayudar en lo posible al equilibro de poder en el mundo, y ¡que demonios!, volver de nuevo a la aventura.

Y así comenzaron de nuevo las andaduras de Baibars-E-Maat, antes conocido como Jarril, y cuyo verdadero nombre aun desconoce.


5 comentarios:

Capitán Sögul dijo...

Muy bien, muy chulo, la verdad...
Te lo estás currando Mck.

Saludos

Angust McKlow dijo...

gracias, gracias, no se merecen, estas historias no las invento yo, yo solo las escribo...

Yelmo de Troll dijo...

Yo...tenía una familia...tengo en mi corazón el eco de mis sentimientos hacia ellos pero no puedo recordar sus rostros...¡ay! ¡La ausencia!
Y ese signo circular que no me puedo quitar de la cabeza...cerrojos, candados y cerraduras en mi mente, cada vez que abro una, encuentro detrás otra puerta cerrada.
Acertijos, juegos del escondite, voces en la niebla: Soy un desterrado de mi propia vida, exiliado fuera de mi mismo.
Ni siquiera me permitieron conservar mi dolor.
¡Que castigo tan implacable!
Jarril

Dr. Cizañe dijo...

Creo que debería haber otro "Department" para los personajes que tengan historial. Sería bastante chulo y te permitiría hacer links desde las crónicas a los personajes para que la gente pueda identificar quién hace qué... Qué te parece?

Angust McKlow dijo...

guai ¿quien hace los personajes?...