05 febrero 2007

Mentiras sobre mentiras, II

Previously in Farmer's Chronicles...
Desde la hospedería nuestros amigos vigilan la casa hasta que ven como una ventana se abre y deja caer un trozo de lienzo. Corren a recogerlo y encuentran un dibujo de un pozo en él. Con mucha precaución vigilaron el pozo norte de la ciudad hasta que apareció una figura femenina. Ilma, la cocinera.
And now...

Mentiras sobre mentiras, II

Allí Ilma contó a Yoren que hace 16 años se dio una situación parecida cuando Halgón violó a una campesina y que terminó faltal cuando uno de los trabajadores de Halgón, el cuñado de Alf mató a la supuesta campesina (que resultó la hija de un cacique cuervo) y a su amante que era hijo de otro de los hombres principales de Vornost. En ese tiempo el cuñado de Alf era el capataz de Halgón y pese a la intercesión de éste fue condenado a galeras.

Pasó la fría noche a la que siguió una fría mañana en la que nuestros amigos se encaminaron a casa de Halcón pero no pudieron hablar con él ya que al parecer le había dado un ataque al amanecer y permanecía inconsciente al cuidado del médico. Bajaron al pueblo a investigar el ganado, sin embargo lo que se encontraron allí fue una recepción bastante agresiva por parte de Alf y sus hombres. Los momentos de tensión no llegaron a más ya que una llamada advirtió de la apertura del mercado de ganado en la plaza de la posada.

De camino un viejo amarillento y acartonado de nombre Rael se puso a hablar con ellos amigablemente, sobre el comportamiento de Alf y les comentó que estaba alterado porque su hija de 16 años se había escapado de casa.

En el mercado disfrutaron de una gran hoguera y de la carne de un Yuk asado mientras bardo aprendía a tocar con su laúd algunos cánticos Valbar (traducidos por Rael) llamándole en especial la canción de Anselmo, el Vor que fue depuesto cuando entraron los imperiales en el Alcázar.

Al parecer el viejo Vor mandó a estudiar a su hijo Anselmo con los clanes del otro lado de la espina y cuando este volvió intentó convertir a su pueblo a la unidad para que dejaran su culto a los espíritus del Fungus y al Troll los dos ríos que se unen al Limo en este punto hubo una rebelión y los “principales” entraron a gobernar el alcázar.

Bardo siguió la canción sin embargo cuando llega la canción a la segunda parte se hacía más difícil de entender y cuando intentó preguntar a Rael, éste no estaba y además nadie sabía quien era ni de dónde había salido.

A la vuelta a la ciudad Aurelius vió a Ilma salir al campo con un saco y decidió seguirla para ver a donde iba. La búsqueda fue infructuosa.

Mientras Bardo y Yoren fueron a visitar al vecino de Halgón, Turgón. En el encontraron a un exlegionario malregentando un negocio de cueros, alcoholizado y cuidado tan solo por la caridad de las hijas del panadero. Desde el principio congeniaron con el y compartieron bebida y confidencias, enterándose de que el amante de la causante de los primeros ataques a Halgón hace 15 años era su hijo. Al poco tiempo su mujer murió de pena y desde entonces el vive sumido en la tristeza sólo amparado por el alcohol.

También descubren que existe una puerta entre los almacenes de Halgón, y Turgón, de la que ya nadie guarda llave. A la salida se produce un curioso encuentro entre Aurelius, Ilma (a la que perseguia), Tulia (la hija del panadero, Bardo y Yorél… Algo no casa… la situación es incómoda, sin embargo todos se van hacia sus distintos quehaceres… Al cabo de un rato Aurelius reflexiona “fue a por manzanilla fresca y aparece con un saco de manzanilla seca”.

En cuanto que pueden registran el saco de manzanilla pero no encuentran nada. Esa noche deciden dormir todos dentro de la casa y no en la hospedería.

Yoren al servirle la cena el hijo de Ilma se da cuenta de que aunque sus dos padres son muy rubios el niño tiene un pelo negro como el carbón…

Algo no le casa, decide dormir a la puerta de Halgón, pero antes pasan por la taberna a hablar con Mutfast sobra la hija de Alf. Éste les dijo que hace unos días había venido un pariente rico y viejo de Alf, o eso habían dicho el caso es que es posible que la quisiesen casar con él porque ella y por eso se hubiese fugado.

Por la noche oyen que alguien deambula por la cocina a oscuras y abre la ventana (la misma por la que les mandaron el mensaje del pozo) Yorel baja a ver pero la persona ya ha huido, Bardo salta por la ventana del piso bajo para llegar hasta donde les dejaron el mensaje, pero allí sólo ve un charco y un rastro húmedo que va hasta el quiosco de la entrada sur. En el pequeño embalse el agua está removida y sin pensarlo se tira a las frías aguas… allí descubre un pasadizo que llega hasta el abrevadero de reses de la zona de pastos fuera del alcázar, donde tuvieron el altercado con Alf.

A lo lejos bajo la luz de la luna ve como dos figuras se alejan por el camino del norte. Los sigue hasta el amanecer y entonces se percatan de que son perseguidos y se desvían hacia el acantilado, tras una colina parecen desaparecer, los busca, sabe que están escondidos y le están esperando… allí descubre lo hacia donde ellos se habían dirigido, un refugio de monte escavado en la colina lleno de hierbas secando y ungüentos en frascos. Bardo coge un par de muestras y vuelve para la ciudad.

Al llegar cuentan a Halgón lo pasado mientras Ilma le sirve el desayuno, se dan cuenta de que ella les está espiando, la retienen y la interrogan, ella confiesa, el viejo pariente de Alf no es otro que su cuñado que no fue condenado a galeras, si no que todo fue una farsa y se ha pasado los últimos 15 años despilfarrando el dinero que le dio Halgón para que desapareciera. Viejo y sifilítico ha vuelto a su lugar de origen para decirle a Jara, la hija de Alf, la verdad, ella en realidad es el fruto de la violación de Halgón a Mara la hija de un cacique cuervo que se había fugado y vivía amancebada con el hijo de Turgón, el curtidor.

Desde bien pequeña la lavaban el pelo con manzanilla, para que su color negro se convirtiera en rubio y pareciera Valbar… al igual que Ilma. Por eso cuando la dijeron que ella en realidad era cuervo recurrió a Ilma y la usó para desarrollar su venganza, aunque ésta intentó disuadirla.

En un momento de sorpresa de todos Steya se acercó a Halgón y le dijo con increíble lucidez, “siempre pensé que ella gestionaría mejor nuestras propiedades que el resto de tus hijos”…

Tras esto Halgón pidió a Yoren, Bardo y Ambrosius que fueran tras ella para pedirla que le sucediera a su muerte.

5 comentarios:

Irving el tunante dijo...

Que triste, ni un comentario... es que no os ha gustaooooo????

Angust McKlow dijo...

Hazte una pregunta ¿Cuanta gente lee esto? ¿y cada cuanto tiempo?
Ahi tendrás la respuesta.

Por mi parte, cada vez que recuerdo el follón que sufrimos en aquel maldito monton de estiercol, me entran dolores de cabeza...

Irving el tunante dijo...

Yo creía que le echarían un vistazo al mandarles el email por eso lo he dividido en cachos pequeños (fáciles de digerir en el trabajo) y le he puesto muchos dibujitos que parece que se lee mejor... jejeje.

Bueno ya sólo me queda una entrega, que supongo que pondré mañana y pasado y después a pensar en la siguiente partida...

Aunque voy a proponer que no sea en esta ambientación... si no en algo más futurista... que hace mucho tiempo que nos hemos anclado en lo épico-fantástico-medieval...

(esto te lo cuento para que lo lean los demás, que tu y yo ya lo hemos hablao...)

Zuppo dijo...

Bueno, primero de todo reconocer dos cosas: 1) evidentemente esto ha supuesto mucho esfuerzo y 2) yo no soy precisamente habil asimilando parentescos.

Dicho esto, ... Dios qué puto lio!

No me he enterado ni con los dibujitos!

Háganos un favor a todos y no piense tanto Sr. Master... o deje de ver Pasión de Gavilanes.

Todo esto sin acritud, eh?

Además creo que sigues sin resolver qué ha sido de mí durante este tiempo. No lo tengo muy claro de todas formas...

Irving el tunante dijo...

Creo que humildemente debo decir que he aprendido la lección... No más pasión de gavilanes...

En cuanto a ti... Claro que se lo que estabas haciendo... Golfo, lo se yo, lo sabe el carnicero, lo sabe el armero, y si lo sigue sabiendo gente posiblemente lo termine sabiendo también su marido...

Por cierto, has oido que va a haber relevo en la centuria, muchos legionarios terminan su contrato y se retiran.